El encanto de la playa de Los Molles

666

 

Mi vida, actualmente, transcurre en dos lugares: Santiago, capital de Chile y Los Molles, un balneario ubicado al norte de nuestro país.

De lunes a viernes trabajo como ingeniera en una empresa de retail donde me desempeño como analista en el área de visual merchandising, además práctico clases de hip hop en una academia de baile y disfruto de la capital. Santiago tiene un ritmo agitado pero cuando lo miras con detención te das cuenta que los santiaguinos están cada vez más preocupados de llevar una vida saludable y puedes observar como existen grupos que practican deporte en los parques, cómo los jóvenes se reúnen en los skateparks a patinar, también existen fanáticos del running, crossfit y muchas otras disciplinas que se desarrollan al aire libre.

Los fines de semana – y cada vez que puedo – me escapo a mi lugar favorito en el mundo entero, los molles! Los molles es una playa ubicada a 189 km al norte de Santiago y tiene aproximadamente 700 habitantes. Es una de las mejores playas para bucear en todo nuestro país y tiene una corriente privilegiada para practicar lo que hoy en día me vuelve loca, el surf. Su arena blanca y su playa en forma de herradura (horseshoe) convocan a varios surfistas locales durante todo el año.

La presencia femenina en el surf se ha hecho notar cada vez más y es posible ver como las mujeres se van sumando a la práctica de este deporte extremo. Son aguas difíciles para aprender pero la sensación de adrenalina y la energía que hay en el mar es incomparable.

Hace dos años existe una escuela de surf al final de la playa, donde los profesores orientan a todo aquel que llegue para experimentar las primeras olas y tomar confianza en este deporte. Participan alumnos de todas las edades, hombres y mujeres, algunos vienen por primera vez y otros son semi profesionales. La “escuelita”, como le llaman, está llena de buena onda y permanece abierta durante todo el verano. Aquí se respira surf, conoces gente más o menos profesional que tú, te metes a surfear con ellos y luego puedes compartir un jugo natural para terminar la jornada, es perfecto!

#es tranquila, llena de deporte y aventuras. Es un balneario pequeño pero con grandes atractivos turísticos. Puedes pasar el día en la playa principal o recorrer pequeñas playas escondidas, existen unas piscinas formadas naturalmente por rocas y agua de mar y miradores ideales para recorrer al atardecer. Si prefieres, puedes pasar el día en el agua corriendo olas con amigos y esperar la puesta de sol sobre la tabla, mucho mejor!!

Por Andrea Solis

Fotos: Andrea Solis