Invierno en Chile, ¿qué hacer?

111

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mientras algunos relacionan el invierno solo con la nieve y los centros de sky que hay en chile, nuestro país ofrece variados destinos y panoramas para la época invernal. Uno de ellos se ubica al norte de nuestro territorio, en pleno desierto y se llama San Pedro de Atacama.

El primer paso para llegar a San Pedro es  viajar a la ciudad más cercana, Calama, y desde ahí movilizarse al pueblo ubicado en la segunda región de nuestro país.

Esta zona es considerada la capital arqueológica de Chile, debido a que antiguamente vivían allí parte de nuestros pueblos originarios, específicamente el pueblo Atacameño. Se caracteriza también por lo extremo de su entorno geográfico, privilegiado en cuanto a la hermosura de sus paisajes y al azul de su cielo siempre despejado.

La estadía en San Pedro resulta muy entretenida al realizar tours para conocer sus atracciones y paisajes. Los geisers del Tatio y las lagunas altiplánicas son uno de los destinos más impresionantes de este sector.

Sin embargo es una zona que se caracteriza por sus enormes salares, cuya flora y fauna es única dentro de nuestro país.

Dentro de las actividades deportivas que se pueden llevar a cabo Pedro está el sandboarding, deporte que consiste en deslizarse en una tabla similar a la de snowboard pero la nieve se reemplaza por arena. El paseo incluye el traslado hacia el Valle de La Muerte, en este lugar se encuentra la duna madre, donde es posible deslizarle a gran velocidad.

La vida en el pueblo de San Pedro de Atacama es tranquila, durante el día todo el mundo se mueve en torno a los paseos para conocer sus atracciones y al llegar la tarde la dinámica es salir a comer a uno de los varios restaurantes que ofrece este sector. Cerca de la media noche todo debe estar cerrado y se prohíbe cualquier tipo de fiesta, principalmente por ordenanza de las comunidades indígenas que buscan proteger este sector y sus alrededores.

La mística que tiene San Pedro es indescriptible. Todos los días la naturaleza brinda paisajes espectaculares que te llenan de energía y te hacen querer volver o nunca irte de ahí.

Fotos: Divulgação