Projeto Prancha Ecológica

52

 

image

El cuidado delmedio ambiente y el reciclaje son considerados temas fundamentales a nivel
mundial. La preocupación se debe, principalmente, a los efectos contaminantes
que hemos provocado durante todo este tiempo por nuestros desechos y la poca
preocupación que hemos tenido con ellos. El plástico, es uno de los principales
contaminantes en la actualidad y dentro de sus productos, las botellas
plásticas aparecen como uno de los principales liberadores de toxinas que
afectan al planeta.

A continuación mencionaremos algunos datos
acerca de las botellas plásticas para tomar más noción de su efecto negativo:


Una
botella tarda unos 700 años en descomponerse.


El
90% del coste del agua embotellada es por la botella.


El
80% de las botellas no se reciclan -millones van cada año a la basura.


Hacen
falta 100 millones de litros de petróleo para fabricar mil millones de
botellas.


Embotellar
y manipular agua es el método menos eficiente para conseguir agua.

A todo esto hay que tener en cuenta que
sólo en un país como los Estados Unidos se arrojan hasta 60 millones de
botellas de plástico, 22.000 millones en un año.

Como una manera
de revertir este escenario y comenzar a tomar consciencia sobre este problema
se han creado diferentes organizaciones con iniciativas que potencian el
reciclaje y educan a la población sobre como reutilizar de mejor forma este
tipo de productos. Dentro de ese tipo de iniciativas el deporte y el surf no se
podían quedar atrás. De esta manera nacen las tablas de Stand Up y surf creadas
a partir de botellas de plástico.

image

La idea viene desde Brasil donde dos
surfistas brasileños decidieron que podrían ayudar a crear conciencia en la
sociedad sobre la necesidad de proteger a la naturaleza de la proliferación de
plásticos usados en los océanos mediante una idea novedosa: crear tablas de
surf con botellas de plástico usadas.

Este proyecto, conocido como “Projeto
Prancha Ecológica” fue puesto en marcha en 2007 gracias a la iniciativa
de Jairo Lumertz y de Carolina Scorsin cuyo fin
es crear buenos hábitos medioambientales entre la infancia brasileña, uniendo
la práctica de un deporte tan conectado a la naturaleza como el surf con la
educación ambiental. El proyecto se ha ido extendiendo desde entonces por toda
la costa brasileña, llegando incluso a Chile.

image

El proceso para crear las tablas consiste
en conseguir botellas de plástico PET  de 2 litros. Estas son tratadas con
hielo seco; este proceso hace el material más resistente y las hace flotar
mejor. Las botellas se unen con tubos PVC y pegamento. Para una tabla de
surf regular se utilizan 41 botellas; para una paddleboard se necesitan 73
botellas.

El proyecto se implementó por primera
vez Garopaba, Brasil, donde se produjo la primera tabla con la ayuda de
niños de la localidad. Con el paso del tiempo han tenido la oportunidad de
ofrecer charlas sobre cuidado ambiental y talleres en varias escuelas, en los
estados de Santa Catarina, Paraná, Sao Paulo y Rio de Janeiro.

image

En chile se ha replicado la idea en diferentes playas de nuestra costa
con mucho éxito. Lugares como Con Con han sido parte de este nuevo movimiento. Otra
manera de dar a conocer la iniciativa es mediante Talleres de Eco Sup & Surf.
Básicamente consisten en una charla expositiva introductoria acerca del cuidado
del medio ambiente, los alcances de la contaminación del plástico y el concepto
de reciclar, transformar y surfear. Luego se realiza un taller práctico
interactivo de armado de tablas explicando paso a paso todo el proceso junto a
los asistentes. Dependiendo el lugar donde se imparten los talleres, se enseña
también a los asistentes a usar las tablas (ya construidas por la agrupación).

Se estima que el precio de una de estas tablas realizadas con botellas
de plástico, está en el orden de los 50 reales (11 mil pesos chilenos),
mientras que una verdadera puede costar hasta 10 o 15 veces más.

Por Andrea Solís

Fotos: divulgação